No al fracking. Ni en Cantabria ni en ningún otro lugar

Asamblea contra la fractura hidráulica de Cantabria

El Estado de Nueva York prohíbe el fracking citando riesgos para la salud

18 de Diciembre, 2014
El Estado de Nueva York prohíbe el fracking citando riesgos para la salud. Fracking Cantabria

Artículo traducido del NewYorkTimes. Ver estudio sobre las implicaciones a la salud pública del fracking elaborado por el Departamento de Salud Pública del Estado de Nueva York.

La administración del Gobernador Andrew M. Cuomo anunció este miércoles que prohibirá la fractura hidráulica en Nueva York debido a las inquietudes sobre riesgos para la salud, terminando con años de debate sobre este método de extracción de gas natural.
El Fracking, como se conoce a esta técnica, ha sido promovido fuertemente como una fuente de reactivación económica para comunidades deprimidas a lo largo de la frontera de Nueva York con Pensnsylvania, y el Sr. Cuomo siempre estuvo dispuesto a abrazarla.
En vez de hacerlo, esta decisión de prohibir el fracking le ha hecho reconocer que, a pesar del intenso enfoque que le ha dado a sus políticas para resolver los profundos problemas económicos que afligen a grandes áreas en el norte del estado, el enigma siempre quedó sin resolver. “Nadie me ha dicho nunca: 'Creo que el fracking es maravilloso'.'” dijo Cuomo. “Ni una sola persona en esas comunidades. Lo que me dicen es: 'No tengo ninguna otra alternativa que el fracking.'”
En un doble golpe a las áreas que han anticipado un resurgimiento económico debido al fracking, este mismo miércoles una Comisión del Estado de Nueva York respaldó planes para construir tres Casinos tipo Las Vegas, pero ninguno de ellos en la frontera con Pennsylvania en la región sureña del Tier. La comisión, cuyos consejos probablemente seguirá el Sr. Cuomo, ha respaldado las propuestas de construir un Casino en las Catskills, cerca de Albany entre Syracusa y Rochester.
Para el Sr. Cuomo, un poítico del partido Demócrata, la decisión sobre el fracking -que ha sido rápidamente saludada por grupos medioambientales y liberales- parece que ha ayudado a reparar sus lazos con el ala izquierda de su partido. Esta decisión ha venido justo después de la polémica campaña de reelección en la cual Zephir Teachout, un contrincante suyo en las primarias que se oponía al fracking, en la cual éste ganó un tercio de los votos.
La cuestión de si permitir el fracking, que implica inyectar grandes cantidades de agua, arena y productos químicos en las profundidades de la tierra a altas presiones para extraer petróleo y gas natural de la formaciones rocosas, ha sido uno de los debates públicos más decisivos  en Nueva York  en los últimos años. Actualmente se está realizando fracking en muchos estados y ha tenido grandes desarrollos en Pennsylvania y Texas. Defensores del medio ambiente, alarmados por el  crecimiento del uso de esta práctica, apuntaron a la decisión de Nueva York como la primera prohibición de un estado con recursos de gas natural importantes.
El Sr. Cuomo, que siempre se ha mostrado orgulloso públicamente de tomar decisiones rápidas y decisivas sobre problemas polémicos como el control de las armas, con el tema del fracking hizo lo contrario. Repetidamente pospuso el tomar una decisión, hace poco citando un estudio que estaba siendo realizado por las autoridades sanitarias del estado.
Este miércoles, seis semanas después de que el Sr. Cuomo ganara un segundo mandato, el estudio largamente esperado finalmente se materializó, y se hicieron públicas sus conclusiones durante un encuentro de fin de año de su Gabinete convocado por el Sr. Cuomo en Albany.
En una presentación, en el encuentro del Gabinete, el Comisionado para la Salud del estado de Nueva York, el Doctor Howard A. Zucker, dijo que el examen había encontrado “importantes riesgos para la salud pública” asociados al fracking.
Sosteniendo copias de estudios científicos para animar sus argumentos, el Doctor Zucker hizo un listado de preocupaciones sobre contaminaciones de aguas y polución del aire, y dijo que no había suficiente evidencia científica para afirmar la seguridad del fracking.
El Doctor Zucker que su opinión se reducía a una simple pregunta: ¿Le gustaría que su familia viviera en una comunidad donde se estuviera haciendo fracking?

Su respuesta fue: "No. No nos podemos permitir cometer un error", dijo. "Los riesgos potenciales son demasiado grandes. De hecho no se conocen completamente".

Continúa en The New York Times.