No al fracking. Ni en Cantabria ni en ningún otro lugar

Asamblea contra la fractura hidráulica de Cantabria

Veredicto de 4,2 millones de dólares por una demanda por la contaminación de agua en Dimock, Pennsilvannia

11 de Marzo, 2016
Veredicto de 4,2 millones de dólares por una demanda por la contaminación de agua en Dimock, Pennsilvannia.

Un jurado de Pennsilvannia dictó un veredicto de 4,24 millones de dólares en una demanda centrada en contaminación de agua por perforaciones negligentes en Dimock, Pennsilvannia (EEUU), una pequeña ciudad que generó titulares en la prensa internacional debido al agua tóxica inflamable.
El demandado, la empresa Cabot Oil and Gas Corp., había denegado vigorosamente que hubiera causado cualquier daño a los demandantes en su agua potable. En 2012 la compañía llegó a un acuerdo con casi 40 otros residentes en la Calle Carter Road en Dimock, pero los términos de ese acuerdo nunca se hicieron públicos e incluían una cláusula de confidencialidad, que no permite a los que llegaron al acuerdo hablar en público sobre sus experiencias con Cabot Oil.
El veredicto, recogido por la agencia Associated Press, es una reivindicación largamente esperada por las familias Ely y Hubert, que rechazaron el acuerdo en parte porque querían que sus voces fueran escuchadas, como dijeron en una rueda de prensa cuando comenzó el juicio en Scranton el pasado 22 de febrero.
La demanda judicial se ha extendido a lo largo de casi 7 años y los demandantes fueron forzados a representarse a sí mismos debido a que no pudieron encontrar asesoramiento legal posteriormente al acuerdo de la inmensa mayoría de los demandantes.
Los Hubert y los Ely viven en la calle Carter Road, trayendo su agua potable en camión, una tarea que se hizo mucho más engorrosa en invierno, cuando las mangueras a menudo se congelan y se necesita calentar los tanques de agua, según testifica Scott Ely, exsubcontratado por Cabot Oil que se convirtió en denunciante.
El jurado ha obligado a Cabot a pagar a Nolen Scott Ely y a Mónica Marta Ely 1,3 millones de dólares a cada uno además de 150.000 dólares por sus tres hijos, y pagar a Ray y Victoria Hubert 720.000 dólares a cada uno además de 50.000 dólares por su hijo.
Debido a que el alcance de la demanda se ha estrechado dramáticamente antes del juicio, a los demandantes no se les permitió demandar a Cabot por ningún daño a su salud, solamente por daños a su propiedad privada y por las molestias personales que la contaminación del agua les ha causado.
El caso ha sido seguido muy de cerca por parte de la industria del gas y del petróleo, los cuales ha llegado a menudo a acuerdos en reclamaciones por contaminación de aguas por fracking -creando incertidumbre sobre la frecuencia y extensión de los accidentes  y las malas conductas por parte de la industria.
Los reguladores ambientales estatales y federales de EEUU, han citado los acuerdos de confidencialidad como un gran obstáculo para hacer una completa evaluación de los riesgos relacionados con la fiebre perforadora de gas y petróleo no convencional.
El veredicto del jurado sobre el agua contaminada en Dimock, podría tener amplias implicaciones en el debate sobre los riesgos ambientales del fracking en EEUU. Aunque el caso no estaba directamente enfocado en el proceso de fracking (oponiéndolo al proceso de perforación, fallos en el encamisado del pozo, vertidos u otros problemas) habían causado directamente las conminaciones, la mayoría de los pozos de fracking en los cuales se centraron los demandantes estaban en la formación Marcellus Shale.
“Es una gran victoria para la gente de Dimock, pero también supone una fuerte censura a la administración Obama por no ser capaz de investigar completamente las amenazas creadas por el fracking y perforaciones peligrosas al suministro de agua en Pennsilvannia y en todo el país”, ha dicho Kassie Siegel, director del Centro por la Diversidad Biológica del Instituto legal sobre el Clima. “Debido a la preocupante historia de dilaciones y negaciones de la EPA (Agencia Medioambiental de EEUU), fue necesario que fuera un jurado federal el que dejara las cosas claras sobre la tóxica amenaza de la industria del gas sobre nuestras aguas.”
De muchas maneras, el caso ha sido un triunfo para las pequeñas organizaciones de base que han trabajado sobre el terreno para ayudar a las familias en Dimock y en otros lugares desde que comenzó la fiebre del fracking en EEUU. Vecinos, organizaciones medioambientales y ciudadanos convertidos en activistas han empleado incontables horas ayudando a transportar agua para aquellos que, como los Ely o los Hubert, han perdido su agua potable.
Sin los recursos de las organizaciones medioambientales o los bufetes de abogados, las familias de la calle Carter Road han tenido que recurrir a donaciones a través de internet para ayudar a recaudar dinero para hacer frente a los costes asociados a tener una demanda legal que se ha extendido durante años. La Red para la Justicia Energética, una organización sin ánimo de lucro de Philadelphia, colaboró en los costes fiscales para el caso y ha estado trabajando con las familias desde 2009.
“Esto es una gran victoria para las familias de Dimock que han estado luchando por la limpieza de su agua potable durante los últimos 6 años”, señaló Alex Lotorto, coordinador del programa sobre shale gas de la Red de Justicia Energética.
La demanda judicial enfrentó a las abogadas Leslie Lewis y Elisabeth Radow contra un equipo de abogados litigantes de Norton Rose Fullbright, una firma de abogados basada en Londres que en 2014 era la séptima firma legal del mundo con mayores ingresos.
Los representantes de Cabot negaron que las familias Ely y Hubert hubieran aportado suficientes pruebas a pesar del veredicto del jurado y continuaron afirmando que la compañía había actuado de manera prudente en sus operaciones en la calle Carter Road. “Cabot está sorprendida por el veredicto del jurado debido a la falta de pruebas que han aportado los demandantes para apoyar su denuncia”, dijo la compañía, en declaraciones a Desmog. “Cabot presentará recursos al tribunal para que declare nulo del veredicto en base a la falta de pruebas así como a la actitud de la abogada de los demandantes calculada para privar a Cabot de un juicio justo.”
Por supuesto, el papel del jurado es determinar qué denuncias son verdaderas y qué denuncias son falsas, un hecho que los abogados de los demandantes han recordado a los 8 miembros que lo forman durante el alegato final.
“La verdad se funda en la totalidad de las pruebas”, señaló la abogada Lewis, como recogen los informes de la prensa local. “Es muy importante que cuando una compañía como Cabot daña a las familias de Pennsilvannia... los Tribunales sean un santuario para que la gente pueda buscar justicia.”
Este artículo ha sido actualizado para incluir las respuestas todas las partes implicadas, de los observadores interesados y detalles adicionales. Se realizarán otras actualizaciones según estén disponibles informaciones adicionales.
Fuente: http://www.desmogblog.com/2016/03/10/breaking-news-4-2-million-jury-verdict-dimock-pa-water-contamination-lawsuit-reported