No al fracking. Ni en Cantabria ni en ningún otro lugar

Asamblea contra la fractura hidráulica de Cantabria

El veredicto sobre la contaminación de agua en Dimock eleva las voces para reabrir la investigación de la EPA

22 de Marzo, 2016
El veredicto sobre la contaminación de agua en Dimock eleva las voces para reabrir la investigación de la EPA

desmogblog.com

Sharon Kelly. 16 Marzo, 2016.

La semana pasada, en un histórico veredicto, un jurado de Pensilvania otorgo 4,24 millones de dolares a dos familias de Dimock, Pensilvania, quienes demandaron a la empresa perforadora de gas de esquisto, Cabot Oil and Gas Corp., sobre la perforación negligente que contamino sus suministros de agua potable.

Dimock ha sido durante años uno de los casos mas conocidos en EEUU donde la perforación para obtener gas de esquisto y el fracking eran sospechosos de haber contaminado el agua, una denuncia que la industria del gas y el petróleo ha negado tenazmente. La controversia sobre la calidad del agua fue aumentando mientras los reguladores estatales y federales oscilaban repetidamente sobre quién era el responsable de la contaminación del agua - y si el agua podría incluso ser segura para beber.

Durante años Cabot Oil and Gas ha mantenido que los problemas con el agua eran simplemente cosméticos o estéticos, y que incluso si el agua no era buena, sus operaciones en el área no tenían nada que ver con ello.

El veredicto del jurado federal el pasado jueves representa la conclusión legal de que el agua de hecho fue contaminada a causa de la negligencia de la compañía perforadora - lo cual no es un problema pequeño para aquellos que estuvieron años viviendo en una comunidad profundamente fracturada donde las tensiones sobre la fiebre del gas de esquisto aumentaron y enfrentaron a unos vecinos contra otros.

El veredicto tiene además ramificaciones más amplias en el debate nacional sobre la perforación de gas y petroleo de esquisto y la contaminación del agua.

La Agencia de Protección Medioambiental de EEUU (EPA) está actualmente analizando los riesgos para los suministros de agua debido a la perforación de gas y petróleo y el fracking. Y aunque el caso Ely v. Cabot no se centró directamente en la fractura hidráulica, los pozos que rodean la propiedad de la familia Ely sospechosos de haber causado la contaminación eran en su mayoría pozos para la extracción de gas de esquisto mediante fracking.

"Este juicio con jurado refleja que la perforacion y el fracking causaron la contaminación subterránea, y esto es solo el comienzo," afirmo el actor Mark Ruffalo en declaraciones en nombre de Americanos Contra el Fracking. "También ha llegado el momento de que el Presidente Obama permita a la Agencia de Protección Medioambiental de EEUU hacer su trabajo e investigue las miles de denuncias a lo ancho del país de que la perforación y el fracking están contaminando los suministros de agua y dañando a la población."

Cabot Oil & Gas mantiene que actuó de manera responsable y dijo que planea recurrir la sentencia del jurado. En 2012 la compañía llegó aun acuerdo con otro 40 residentes de la región de Dimock, pero los términos de ese acuerdo no se hicieron públicos y aquellos que lo firmaron están obligados por una "Cláusula de no descrédito "que les impide hablar sobre su experiencia con Cabot.

En el corazón de la fiebre del gas de esquisto (Shale gas)

Una de las razones por las que las familias Ely y Hubert nunca llegaron a un acuerdo, dijeron, fue porque querían que sus voces fueran escuchadas y sus experiencias se hicieran públicas.

"Todos los demandantes les van a contar lo que es vivir en el corazón de la fiebre del gas", dijo la abogada Leslie Lewis al jurado el primer día de juicio. El litigio se extendió durante tres semanas de testimonios y alegatos, mientras que los residentes de Carter Road finalmente tuvieron su día de audiencia publica en el Tribunal.

Nolan Scott Ely testificó que había trabajado como operador de bulldozer para una empresa subsidiaria de Cabot, Gassearch Drilling Services, cuando la fiebre del gas llegó a Dimock. Pero comenzó a preocuparse cuando vió los accidentes y la falta de respuesta por parte de la dirección cuando notificaba los problemas.

"Intentábamos ir lo más rápido posible", testificó para describir cómo la compañía creaba competiciones en las que unas cuadrillas se enfrentaba a otras para ver cuan rápido podían perforar - y los problemas comenzaron a ocurrir. "Hemos tenido muchas fugas," añadió.

Mientras tanto sus hijos estaban comenzando a tener dolores de cabeza y síntomas extraños. Y pasado un tiempo, los Ely comenzaron a preguntarse si sus problemas de salud no estarían relacionados con los accidentes y vertidos cercanos.

"Me acerqué a mi supervisor con preguntas sobre si '¿podría haber algo malo en mi agua?' " testificó Nolan Scott Ely.

Los demandantes en su mayoría se vieron obligados a no declarar acerca de los efectos sobre su salud, ya que los fallos judiciales anteriores han reducido el alcance de la demanda de manera tan dramática que sólo se podrían considerar los impactos sobre el valor de las propiedades de las familias Ely y Hubert y las "molestias" asociadas a vivir sin agua.

Para conseguir agua los Ely usan un camión donado para transportar  500 galones por viaje (1900 litros) y llenar un tanque de 3000 galones instalado en frente de su casa.

"Durante el verano, no es tan malo" declaró el Sr. Ely. "El invierno es una pesadilla total", dijo describiendo mangueras congeladas y las dificultades de evitar que los depósitos de agua al aire libre se congelen cuando las temperaturas descienden por debajo de los cero grados.

Los sistemas de tratamiento de agua que recibieron otros residentes en Carter Road después de llegar a un acuerdo con Cabot bajo "términos de no divulgación" fueron completamente inadecuados, Sr. Ely testificó. "No pueden beber su agua", dijo Ely de su tío quién también vivió en Carter Road, y con quien la familia Ely vivió brevemente. "Solo la usan para bañarse."

Malos pozos, mala agua

Entonces ¿qué fue mal exactamente en Carter Road?

El profesor emérito de Cornell Anthony Ingraffea describió una letanía de problemas documentados en los propios registros de Cabot, incluyendo no sólo vertidos sino diversos accidentes en el propio sitio, incluyendo una explosión de un pozo de gas y fugas en el revestimiento del pozo.

Fugas en los revestimientos de los pozos y en el cemento no son tan inusuales, testificó el profesor Ingraffea, afirmando que él ha asistido a conferencias de la Sociedad de Ingenieros del Petróleo donde "la pérdida de integridad del pozo" o las fugas son debatidos de manera rutinaria.

"Esto no es extraño", dijo. "Es tan común que hay unos 2000 artículos," publicados por ingenieros del gas y el petróleo, geólogos y otros expertos, sobre cómo evitar y reparar fugas.

En este caso los esfuerzos para reparar las fugas no existieron, Ingraffea testificó. "No he encontrado nada en los registros" dijo para mostrar que Cabot no hizo nada para evitar que las fugas llegaran hasta los acuíferos, y no hay ninguna prueba directa de que la fuga de gas haya disminuido.

Para muchos de los que viven a lo largo de Carter Road, no hay duda de que su agua sigue mal.

En un fin de semana reciente, Ray Kemble, uno de los vecinos de Ely, lleno un cubo con 5 galones de agua de su pozo para enseñárselo a los visitantes. Los vapores nocivos de esa pequeña muestra ligeramente verdosa eran tan intensos, que Kemble se quedo sin aliento y advirtió que las salpicaduras con ese agua podría dar lugar a quemaduras químicas.

Mas tarde, mostró una botella llena de un líquido marrón con remolinos en blanco perla, y señaló que incluso cuando la botella se deja reposar el barro nunca se posa en el fondo - agua extraída en enero del pozo de agua de la familia Ely, dijo Kemble a la prensa.

Respuesta errática del Gobierno

En Abril de 2010 el regulador estatal estableció una zona de 9 millas cuadradas donde se prohibió perforar a Cabot - una prohibición que aún se mantiene porque Cabot no ha sido capaz de hacer disminuir los niveles de metano en el agua ni satisfacer los otros términos impuestos por el estado.

Una serie de anuncios inconsistentes y erráticos de los reguladores estatales y los reguladores federales de medio ambiente ha hecho muy poco para aclarar lo que realmente ocurrió en Dimock. Un plan para canalizar el agua municipal en Carter Road fue desechado a finales de 2010, sólo un mes después de que se propusiera.

Los reguladores medioambientales federales encontraron pruebas de la contaminación del agua, pero no obstante anunciaron que se podía beber el agua de manera segura. "Estoy aquí sentado leyendo los valores que tengo en mi hoja - Estoy sobre los límites permitidos" - y todavía me dicen que mi agua es potable," Nolan Scott Ely dijo en ProPublica en 2012 después de que la EPA anunciara que el agua en Dimock "no mostró niveles de contaminación que puedan representar una amenaza para la salud."
El año siguiente, una investigación de Los Angeles Times reveló que el propio personal de la EPA no estaba de acuerdo con la conclusión de la agencia de que el agua era segura para beber.

Una presentación interna de la EPA, obtenida más tarde y publicada por DeSmog, mostró que después de pasar mas de cuatro años investigando 11 pozos en Dimock, el personal de la EPA concluyó que los procesos de perforación y fracking "aparentemente causaron un daño significativo a la calidad del agua."

Mientras tanto, la administración del gobernador Tom Corbett, un firme partidario de la perforación, presiono fuertemente a la EPA para que se mantuviera alejada de la investigación en Dimock - en parte sobre la base del pleito Ely v. Cabot. La EPA redujo el agua que entregaba a algunas las familias de Carter Road ese mismo año.

El veredicto anunciado recientemente por el jurado ha provocado que los activistas en la región pidan a la EPA que reabra la investigación para ampliarla a otros problemas en Dimock y a otras zonas - y para que incluya la negligencia de Cabot en la contaminación del agua de Dimock en su estudio nacional sobre los potenciales de la perforación y el fracking para contaminar los acuíferos norteamericanos.

"El hecho de que esto sea un veredicto de un jurado federal trae la atención federal sobre ello ahora," Craig Stevens, un activista local dijo a DeSmog. "Estamos demandando que se reabra la investigación y también que se consiga agua para estas personas."